martes, 22 de enero de 2013

Cachemira otra vez



La región, disputada por India y Pakistán, es una de las más militarizadas del planeta.
 Un rosario de grupos islamistas amenazan con romper la tensa calma.Cachemira: un peligro nuclear
Los enfrentamientos militares a lo largo de la Línea de Control de Cachemira, frontera que separa India de Pakistán, han dejado numerosos muertos desde el pasado 6 de enero, y han desatado la tensión en este inestable territorio. Desde el abandono colonial británico en 1947 y la creación de estos dos estados, la frontera de Cachemira se ha convertido en una zona caliente en el escenario internacional debido a los enfrentamientos entre Islamabad y Nueva Delhi por el control definitivo del territorio. El intercambio de disparos entre tropas indias y pakistaníes durante las dos últimas semanas amenaza con romper el acuerdo de alto el fuego que se firmó en 2003 y que, a pesar de los continuos repuntes de violencia y escaramuzas entre ambas fuerzas militares, sigue milagrosamente vigente. Los enfrentamientos son continuos y, sin embargo, ni India ni Pakistán han asumido su culpabilidad en los luctuosos sucesos que han conllevado a la muerte de sus militares; achacan siempre la responsabilidad al otro Estado. El último ocurrió la noche del 15 de enero, cuando un uniformado pakistaní fue abatido por soldados indios.

El Ejército pakistaní protestó entonces “enérgicamente por las violaciones del alto el fuego”, siendo esa la primera vez desde la escala de violencia de este enero. Denunció, además, que el incidente tuvo lugar sin “provocación previa”. Parecía que la sangre iba a llegar definitiva y abundantemente al río, cuando el Estado Mayor de ambas potencias nucleares decidieron apaciguar los ánimos. “India y Pakistán han llegado a un entendimiento para disminuir la tensión en la Línea de Control”, dijo un aliviado portavoz del Ejército indio, Jagdeep Dahiya. Asimismo, aseguraba que el mayor general pakistaní Ashraf Nadeem se había comprometido a “dar instrucciones estrictas de no violar el armisticio”.

A pesar de que la crisis parece haberse superado, siempre queda el rescoldo de las viejas rencillas y la rabia tras tres guerras indopakistaníes. Los esfuerzos de los titulares de Exteriores de ambos países para congelar el conflicto caen en saco roto. Con cada pequeño enfrentamiento la ruptura sobrevuela las relaciones de ambos países, sobre todo después de los atentados de Bombay, cuya autoría India achaca a grupos islamistas apoyados por Islamabad y el ISI, los servicios secretos pakistaníes.

El conflicto de Cachemira es una de las disputas más peligrosas del mundo debido al armamento nuclear con el que cuentan ambas naciones, después de enfrentarse en tres guerras (1947, 1965 y 1999) y haber alcanzado un débil alto el fuego en 2003. Este escenario, aún siendo considerado un conflicto de baja intensidad, no deja de inquietar a las organizaciones internacionales, en especial a la ONU, que constituyó un grupo militar de observación denominado UNMOPIG (Grupo de Observación Militar de las Naciones Unidas en India y Paquistán). La ONU rechaza la anexión de la India de este territorio y apuesta por la realización de un plebiscito popular en el que Cachemira pueda decidir su futuro. Sin embargo, la ONU admite que actualmente no se dan las condiciones para que pueda llevarse a cabo el referéndum.

Al margen de la presencia militar de las tropas de estos estados antagónicos, la zona de Cachemira cuenta además con la presencia de grupos islamistas armados que operan en territorio indio. Y es que Pakistán ha permitido la presencia de madrasas en su territorio, escuelas en las que los alumnos reciben una formación islámica rigorista y con vetas yihadistas, creando así el caldo de cultivo perfecto para el florecimiento de grupos integristas. Fuentes norteamericanas relacionan estos grupos paramilitares –Hizbul Mujahideen, Lashkar-e-Toyeba, y Harkat-ul Mujahideen– con los atentados de Bombay de 2008.
 Al parecer los yihadistas habrían actuado con el apoyo de Al Qaeda y orquestados por el ISI de Islamabad. Pasar de escaramuzas a una guerra total puede depender de otro atentado, o del fin de la paciencia de cualquiera de las dos partes.

lunes, 21 de enero de 2013

En Afrikaans, “separación”, el Apartheid



En Afrikaans, “separación”, el Apartheid fue una política de separación racial y geográfica con predominio de la raza blanca.

Aparecida en Sudáfrica en la década de 1940 e implementada tras la independencia de Rhodesia (Zimbabue), esta clasificación tenía como objetivo la distinción entre razas, jurídica y territorialmente. Desde el punto de vista etnográfico supuso la completa disociación: blancos, asiáticos, mestizos y negros, todos ellos bajo el dominio de los blancos. De la misma manera, geográficamente les asignó territorios reservados en donde los africanos vivían aislados y hacinados, negándoseles su propia ciudadanía, la africana.

Cabe mencionar que hacia 1959 el apartheid alcanza su máxima plenitud a través del Self Govermment Act, esto es, la vigencia de leyes que vigilaras la estricta separación racial, impidiendo casamientos mixtos, la participación de los negros en los asuntos públicos, la clasificación en ocho tipos de razas, según la desendencia, llegándose a prohibir su desplazamiento físico desde zonas rurales a la ciudad.


La confinación de las razas llevó al surgimiento de movimientos independentistas impulsados, sobre todo, por aquellos africanos que habían tomado contacto con Occidente, o sea, por aquellos que habían podido estudiar fuera de sus territorios; dando nacimiento a los líderes nacionales.

Asimismo, el nacionalismo colonial vino acompañado de un fuerte descontento producto del desequilibrio económico. Por un lado las potencias habían modernizado las colonias, dotándolas de hospitales nuevos, infraestructura, etc. Pero por otro, estos pueblos no tenían un desarrollo económico que sustentara, ni los adelantos, ni el índice de natalidad que generó. En tal sentido, el efecto buscado resultó ser el contrario.

A esta situación habría que sumar que , tras la finalización de la Segunda Guerra Mundial , algunas metrópolis se vieron desprestigiadas, tal es el caso de Francia, y con el comienzo de la Guerra Fría surgió un espíritu de nacionalización de las colonias, que fue apoyado por las dos grandes potencias: Unión Soviética yEstados Unidos. Esta última veía en África una barrera natural para frenar el avance del comunismo. A su vez, Rusia aprovecharía para impulsar la lucha contra el Apartheid; colaborando con armamentos para contribuir a la independencia, tal es el caso de Angola y Mozambique.

Asi como el enfrentamiento entre los dos bandos, capitalista y comunista, o Guerra Fría influyó de manera determinante en la independencia de las colonias, también su finalización influyó en el término del Apartheid.

Mediante negociaciones con los líderes locales, este sistema racista llegó a su fin en el año 1991, devolviendo a la ciudadanía al pueblo negro y recuperándose las elecciones en 1994. En Sudáfrica, por ejemplo, Frederik Willem de Klerk, en aquel momento Presidente (1989-1994), liberó , despues de 27 años, al entonces preso Nelson Mandela, conduciendo las negociaciones en el proceso de democratización. Es así como ambos dirigentes fueron galardonados en 1993 con el Premio Nobel de la Paz.

El fin del Apartheid se materializó con la llegada de Mandela a Presidencia de Sudáfrica, tras elecciones democráticas, conservando en la estructura como Vicepresidente a su antecesor.

Dien Bien Phu



Batalla de Dien Bien Phu

Entre el 13 de marzo y el 7 de mayo tuvo lugar una de las má significativas batallas de la guerra de independencia de Vietnam. Los contendientes fueron las fuerzas guerrilleras del Vietminh y el las fuerzas militares de Francia. En dicha batalla se enfrentaron cincuenta mil vietnamitas comandados por el general Vo Nguyen Giap. Se considera que la Batalla de Dien Bien Phu fue el último enfrentamiento armado importante de la llamada Guerra de Indochina.

Tras la guerra de liberación contra el Japón, los vietnamitas se enfrentaron a Francia que regresaba a recuperar sus territorios perdidos con la invasión japonesa. Para 1953 los franceses poseían el control de las poblaciones en el delta del Río Rojo y de la capital Hanoi, en la misma zona, mientras que el norte de Vietnam estaba controlado por las fuerzas guerrilleras del Vietminh. Ambos bandos planeaban crear fortificaciones para ir ganando territorios. Francia estaba particularmente preocupada en controlar la zona de la frontera con China.

El general Vo Nguyen Giap Giap atacó Na San, pero no logró avanzar y en cambio fue derrotado con numerosas bajas. Los franceses, confiados por el triunfo, consideraron que era el momento de tomar Dien Bien Phu. Los franceses habían demostrado mayor habilidad en los enfrentamientos a campo abierto, no así en territorios selváticos donde el Vietminh poseía el conocimiento del territorio, por lo que aquellos habían estado evitando enfrentarse a los vietnamitas en esos terrenos.

Una de las posibilidades para minar el poder del Vietminh estaba en la construcción de una fortificación en un lugar cercano a su centro de actividades y la elección recayó en la población de Dien Bien Phu que tenía una situación geográfica que a los franceses les pareció estratégica: en el valle que rodeaba a la localidad se podía construir un aeropuerto. Los franceses no sintieron que fuera necesario controlar las colinas que rodeaban Dien Bien Phu, error que sería decisivo al momento de la batalla.

Los franceses tomaron el control de las carreteras y, por lo tanto, de las comunicaciones con Laos que se había vuelto un centro de actividad guerrillera. Los vietnamitas fueron forzados así, a construir senderos y transitar por las montañas, lo que a juicio de los franceses obligaría a los vietnamitas a maniobras desesperadas como atacarlos sin esperar la llegada del armamento pesado.

En noviembre de 1953 ambas partes acordaron tener conversaciones para llegar a acuerdos de paz. Francia, como medida estratégica decidió anticipar la ocupación de Dien Bien Phu para que, una vez obtenida la victoria, pudiera imponer sus demandas en dichos acuerdos.

El 20 de noviembre comenzó la invasión: nueve mil paracaidistas cayeron sobre el territorio y comenzaron la construcción de aeropuertos y la fortificación de la población. Para enero de 1954 ya eran trece mil hombres los que trabajaban en el lugar, apoyados con tanques y artillería. Los vietnamitas no dieron señales de actividad en las cercanías.
 
El 13 de marzo de ese año, comenzó la batalla cuando Giap decidió responder a la ofensiva francesa, con un ejército bien organizado. El ataque se inició con el despliegue de la artillería vietnamita, mismo que resultó sorpresivo para los franceses que sufrieron un ataque con nueve mil bombas durante el primer día. La artillería había sido transportada, pieza a pieza, a través de las montañas y rearmada en las posiciones vietnamitas.

Hubo grandes bajas en ambos frentes. Las localizaciones de artillería en las montañas eran prácticamente invisibles para los franceses. El comandante de artillería francesa se suicidó ante la evidencia de haber perdido una zona estratégica vital. Más paracaidistas franceses fueron lanzados desde el aire pero fueron atacados por fuego antiaéreo, una nueva sorpresa más para los franceses que habían creído siempre que los vietnamitas no tenían armamento.

Giap envió tropas para cercar los aeropuertos y tomar el control. Tras cinco días de atrincheramiento y bombardeos logró tomar uno de los aeropuertos. Los franceses en tanto, se centraban en la captura de posiciones antiaéreas en las colinas, sin embargo el segundo aeropuerto caía en manos del Vietminh a finales de marzo.

Los suministros de guerra eran arrojados desde el aire y la mayor parte de ellos caían en la zona contralada por el Vietminh, por lo que las fuerzas francesas fueron debilitándose; bajo las inclemencias del monzón, los aviones no pudieron sobrevolar la zona, trincheras y refugios se inundaron y las últimas reservas de armamento y comida recibidas en mayo, se agotaron. También en mayo llegaron poco más de 4000 soldados en paracaidas que no pudieron suplir las perdidas humanas de más de 5000.

Aunque la batalla estaba perdida para los franceses, estos decidieron resistir y conservar la posición hasta el 26 de abril, día en que se celebraría la Conferencia de Ginebra, en la que se firmarían los acuerdos de paz. Sin embargo, el Vietminh atacó frontalmente entre el 6 y 7 de mayo, finalizando la batalla con el triunfo vietnamita. Mientras que los franceses perdieron poco más de dos mil soldados, los vietnamitas vieron caer a casi ocho mil de los suyo, quedando heridos más de quince mil.

La victoria llegaba justo antes de la firma de los Acuerdos de Ginebra, donde Vietnam quedó dividida en dos: Vietnam del norte bajo el gobierno de Ho Chi Minh y Vietnam del Sur, bajo el mandato del emperador Bao Dai, acordando además la convocatoria para elecciones dos años después en las que se decidiría la reunificación de ambos países, cosa que nunca sucedería pues Vietnam del sur, con el apoyo de los Estados Unidos, desconoció dicho punto de los acuerdos, con lo que se reinicio el conflicto en 1958, mismo que sería conocido como la Guerra de Vietnam.

viernes, 18 de enero de 2013

Sidi Ifni..1957-1958


HISTORIA MILITAR / GUERRAS AFRICANAS
Ifni: la guerra que España libró con Marruecos a sangre y fuego.
Tan olvidada está la contienda que hasta un diputado de CiU hace bandera en el Congreso para reconocer a «estos viejos soldados»

ARCHIVO ABC
Una patrulla de la Legión en el territorio de Ifni durante la guerra 1957-1958
Ifni sería sinónimo de «guerra olvidada» si no fuera porque en España hemos olvidado todas excepto la contienda Civil. De otras (Afganistán) hasta hay reparo mentarla como tal. Sin embargo la guerra de Sidi Ifni está tan presente en la Historia reciente de España que hasta un diputado de CiU, Jordi Xuclà, defendió a finales del año pasado en el Congreso de los Diputados que el Ministerio de Defensa otorgue un reconocimiento a «estos viejos soldados» que combatieron en la última guerra colonial que afrontó España. ¿El enemigo? El recién independizado Reino de Marruecos que anhelaba controlar la zona norte del Sahara Occidental. 23 de noviembre de 1957-30 de junio de 1958.

Antes de adentrarnos en la contienda, recordemos que aquellos territorios de Ifni fueron concedidos a España por el sultán de Marruecos Mohamed IV en 1860, en virtud del Tratado de Wad-Ras, para colmo francés. No fue hasta el Gobierno de la II República cuando, entre abril y mayo de 1934, la fuerza expedicionaria española hizo efectiva esa presencia en la que era «la última aventura colonial española», tal y como relató el periodista sevillano Manuel Chaves Nogales cuando acompañó a las tropas en su entrada en aquellos territorios:


Mapa de la zona

«- ¿Ves aquella montaña abrupta? Es de los españoles. ¿Ves aquel valle fértil? Es de los franceses», simplificaban los «moros del Norte» al periodista español su visión de la ocupación europea del norte de África, un relato que a modo de crónicas recoge el libro «Ifni, la última aventura colonial española» (Ed. Almuzara).Aquellos eran tiempos de paz.

Sin embargo, tras obtener la independencia Marruecos (1956) la relación balsámica se rompió. Llegando los primeros sucesos graves y disturbios en la primavera de 1957 con asesinatos de leales locales a España.

Para adentrarnos en el foco de uno de los conflictos malditos de la Historia de España (Franco ya era jefe de Estado), acudimos alescritor y coronel retirado de artillería José María Manrique,autor del libro «Ifni, 1958. Sangriento combate en Edchera», de la editorial vallisoletana Galland Books.

Un relato que precisamente da cuenta del combate más sangriento que los legionarios españoles tuvieron que afrontar durante una jornada llegando a perder la vida 48 hombres (de los 198 totales durante la guerra olvidada), todos ellos de la I agrupación formada por la XIII Bandera de la Legión. Por aquella batalla se concedieron las últimas Laureadas individuales. Precisamente el pasado 13 de enero se cumplió su 55º aniversario.



1-12-1957 Soldados españoles vigilan las partidas del «Ejército de Liberación»
Pero, ¿por qué se originó la guerra de Sidi Ifni? «Tras la Independencia de Marruecos, forzada por Francia, el reino alauita se lanzó a una campaña de recuperación de territorios dentro de la idea del mítico Gran Marruecos. Campaña, por otra parte, que a Mohamed V le venía muy bien para desviar hacia el exterior los ardores de las fuerzas comunistas que lideraban gran parte del "Ejército de Liberación"; estos combatientes se habían alzado, fundamentalmente, contra los franceses».

Dentro del Protectorado de Marruecos no estaba el territorio de Ifni (cedido por el tratado de 1860), aunque sí la franja norte de la denominada África Occidental Española: zona sur del Protectorado que incluía Tarfaya o Cabo Juby, al Norte del Sahara y lindante con él por encima del paralelo 27º 40' límite de la frontera Norte de España en aquellas tierras africanas.

«Es decir, Marruecos se lanzó a expansionarse a expensas de España (en Ifni y el Sahara) y, luego, de Argelia, además de a neutralizar el veneno del socialismo inoculado en muchos de los que habían combatido contra Francia». Por esto último también contó desde el principio con el apoyo de EE.UU. tanto en materiales supuestamente abandonados en las bases americanas, como en el campo diplomático.

Fuerzas paracaidistas rompieron el cerco sobre municipios y trasladaron a su población a IfniHay que recordar que «Mr. Marshall» no pasó finalmente por España y el presidente Dwight D. Eisenhower no lo hizo hasta diciembre de 1959, precisamente un año después de la guerra de Sidi Ifni tras la cual España comprendió que no podía mantenerse aislada.

En octubre de 1957 la situación estaba cada vez más tensa en Sidi Ifni. El día 23 las tropas marroquíes ocuparían dos pueblos en los alrededores: Goulimine y Bou Izarguem. El cerco a Ifni comenzó. El 23 de noviembre Marruecos se decidió a lanzar un ataque sobre Sidi Ifni que fue rechazado por las tropas españolas, lo que obligó a Marruecos a centrarse en el asedio de las cercanas poblaciones de Tiliuin, Telata y Tagragra.

Hasta la primera semana de diciembre fuerzas paracaidistas españoles no rompen el cerco sobre estas poblaciones y trasladan a su población civil y militar hacia Ifni. Comienzan a producirse las primeras bajas y nombres como el del soldado Joaquín Fandos Martínez, el teniente Ortiz de Zárate o el capitán Niceto Llorente Sanz actúan con valentía.Sidi Ifni se convierte en el fortín español. El asedio final espera.

«La guerra apenas encubierta sorprendió al mando militar español en general. Y, aun peor, fue que los norteamericanos negaron el empleo del Material de Ayuda (AYAN), por lo que la mayor parte de los materiales de la Aviación, la Marina y el Ejército de Tierra quedaban inutilizados de un plumazo. El veto dejó maniatado a los Ejércitos Españoles», esgrime el escritor José María Manrique.



Barcas en operación de aprovisionamiento a la población en Sidi Ifni



Sidi Ifni es abastecida por mar por tres buques de la Marina y rápidamente los marroquíes también comprenden que será un fortín inexpugnable protegido por posiciones defensivas en un perímetro de unos 30 kilómetros y a unos diez kilómetros del centro de la capital.7.500 defensores españoles resistieron a las fuerzas marroquíes. El asedio duraría hasta junio de 1958 pero antes los escenarios de la guerra se centrarían en Edchera y el Sahara español.

«Hasta la acumulación de los necesarios refuerzos, las guarniciones en la zona lo pasaron bastante mal. Posteriormente, con gran esfuerzo, se barrió al enemigo (en el Sáhara con la colaboración francesa).No se le pudo destruir porque, tanto Francia como EE.UU. se opusieron a que nuestras fuerzas entraran en Marruecos», explica el autor del libro «Ifni 1958. Sangriento combate en Edchera».

«El apresurado tratado de paz supuso un mal precedente para Marruecos»Finalmente España y Marruecos firmarían la paz con los acuerdos de Angra de Cintra,una bahía situada al sur de Villa Cisneros, actual Dajla. En virtud de ese acuerdo se entregaba a Marruecos Cabo Juby, entre el río Draa y el paralelo 27º 40', excluyéndose del dominio alauí Sidi Ifni y el resto del Sahara español.

«El apresurado tratado de paz supuso un mal precedente con Marruecos, además de la ignominia de no obligar a esta nación a que devolviera los prisioneros españoles que las "bandas" habían hecho, liberación que tuvo que esperar su tiempo», recuerda el coronel retirado. La paz está firmada, no obstante volvamos a la guerra... ¿Y Edchera?

«En Edchera se pagó la supresión del escuadrón de caballería de Tiradores de Ifni, consecuencia de la desmovilización de la mayoría del personal nativo tras la independencia de Marruecos. Aquel escuadrón, incluso dotado de achacosas autoametralladoras cañón («Chevrolet» del Ejército Popular) hubiera hecho, con mejores resultados, las misiones de exploración que hizo la Bandera de la Legión y que le costaron aquella derrota. También hubo falta de información y, sobre todo, exceso de confianza y desprecio del enemigo. Se tuvo prisa por lograr una victoria sin esperar a que terminaran de desembarcar los refuerzos expedicionarios.Incluso se inició la operación sin prever el apoyo aéreo», sentencia el experto en ese desastre militar olvidado de nuestra Historia.



Carmen Sevilla visitó Sidi Ifni la Nochevieja de 1957¿Qué sucedió aquel 13 de enero de 1958? ¿Por qué? El día antes una columna de las fuerzas irregulares del autodenominado Ejército de Liberación Sahariano, muy leal al futuro rey Hassan II, atacó sin éxito el El Aaiún español. Retirados se centraron en el cercano paso de Edchera donde dos compañías de la XIII Bandera de la Legión llevaban a cabo una misión de reconocimiento.
La emboscada aconteció el día siguiente. El primer pelotón aguantó lo indecible hasta que las numerosas bajas mermaron su fuerza aunque esa brava acción evitó una masacre mayor. Cayeron en tal acción el vallisoletano brigada caballero legionario Fadrique Castromonte y el vizcaíno caballero legionario Maderal Oleaga. Los últimos caballeros laureados del Ejército español.
En 1969, y acorde a la resolución 2072 de Naciones Unidas, España descolonizó Sidi Ifni y el Sahara Occidental, este último territorio en poder español hasta la «Marcha Verde» de 1975.

«La entrega de Sidi Ifni a Marruecos fue un acto de realismo político. Sin el apoyo norteamericano y francés, aquel enclave era antieconómico defenderlo, salvo que se fuera a la guerra abierta con Marruecos. Y ya se había visto que ello sería sin el material americano. Puede que por ello se lanzara nuestra Patria a continuar y ampliar la política de ser lo más autárquicos en medios militares de todo tipo, incluidos los nucleares y sus vectores de lanzamiento. Y hablando de enclaves antieconómicos, Ifni lo era y Gibraltar lo fue, como bien saben los ingleses, mientras estuvo cerrada la Verja», apunta el escritor.


Libro sobre Ifni, de "Gallandbooks"

Volvemos al maestro periodista Chaves Nogales y su paso por el Ifni del 34: «Aquí en Ifni, como en el norte, también nos ha tocado el hueso. Los moros, sin temor a equivocarse, podrán seguir atribuyendo a España las inhospitalarias montañas y a Francia las fértiles campiñas». Un hecho orográfico que no fue excusa para que los soldados españoles defendieran aquel trozo de España en el hoy Marruecos.

PD- He aquí el Diario de Sesiones del Congreso de los Diputados (ver página 14) de la Comisión de Defensa, del 27-12-2012, en la que el diputado de CiU Jordi Xuclà reivindicó el reconocimiento para aquellos militares españoles. A continuación el extracto de interés:

«Termino ahora sí, señor presidente, con una muy breve referencia. Hemos hablado de los soldados en el extranjero y quiero pedirle, señor ministro, que preste atención a unos soldados que casi todos tienen ya más de ochenta años: los soldados españoles que participaron en la guerra de Sidi Ifni, 1957-1958. Existe una asociación de expedicionarios de la guerra de Sidi Ifni, presidida por el señor Josep Riatós, que pide un mínimo reconocimiento moral o económico. Han sido varias las resoluciones de este Parlamento, e incluso los compromisos presupuestarios de este Parlamento...

El señor PRESIDENTE: Debe terminar, señor Xuclà.

El señor XUCLÀ I COSTA: Termino, señor presidente.

...y creo que sería el momento oportuno del reconocimiento para estos viejos soldados».

«Se ha trabajado mucho para que las nuevas generaciones desconozcan la verdadera Historia de España»
E. VILLAREJO/M. VILLATORO
-¿Qué valor estratégico tenía Sidi Ifni para España?
Lo tenía y lo sigue teniendo. Las Islas Canarias está muy amenazada sin una nación amiga en la cercanísima costa. Y no solo militarmente, porque quien la posea extenderá sus aguas jurisdiccionales hasta casi las playas canarias, con lo que supone eso para la pesca, las explotaciones petrolíferas e incluso el turismo. Es lo que está haciendo Marruecos, contra todo derecho internacional, pero con el apoyo franco-anglosajón, a pesar de no ser siquiera «potencia administradora» del Sáhara (legalmente lo sigue siendo España). Por supuesto, la explotación de los recursos saharuis, y nuestras inversiones allí, se perdieron también.
-¿Por qué cree que hoy se desconoce los hechos de la guerra de Ifni?
-Porque desde la Transición, y mucho más desde la ley de la Memoria Histórica, se ha trabajado mucho para hacer que las nuevas generaciones desconozcan la verdadera historia de España, sea la de la Reconquista, el Siglo de Oro o la más reciente.

miércoles, 16 de enero de 2013

Mali..lo ultimo..


Conflicto en Mali
La escalada de violencia en el norte de Mali, ocupado por grupos separatistas, provocó una resolución de la ONU que autorizó el envío de una misión militar extranjera al país africano para restablecer la paz. Las tropas francesas fueron las primeras en llegar a Mali en enero de 2013, pero los insurgentes, que supuestamente poseen armas provenientes del conflicto libio, oponen resistencia a las fuerzas internacionales. Las turbulencias en esa nación multiétnica también ponen en peligro el control de los yacimientos estratégicos de uranio.EE.UU. instruyó a los militares que luego formaron la insurgencia golpista en Mali
EE.UU. instruyó a los militares que luego formaron la insurgencia golpista en Mali
"La ayuda de los estadounidenses fue inútil, tomaron la decisión equivocada", según un alto funcionario militar maliense.
A EE.UU. le salió el tiro por la culata con su programa antiterrorista en Mali: entrenados en la lucha contra los terroristas, unidades militares del país desertaron y formaron las filas de los extremistas islamistas, como los rebeldes tuaregs.
Según el diario 'New York Times', en los últimos cuatro años Estados Unidos llevó a cabo en la región un programa antiterrorista a gran escala, invirtiendo entre 520 y 600 millones de dólares en el entrenamiento de tropas en Mali. A los militares les enseñaron a patrullar las fronteras y a neutralizar las emboscadas, entre otros métodos de lucha contra el terrorismo.

Sin embargo, en marzo de 2012, después de que los islamistas bien armados provenientes de Libia invadieran el norte de Mali, el general Amada Sanogo -entrenado por los instructores estadounidenses- encabezó en el país el golpe de estado.

El rotativo precisa que los estadounidenses no sólo no vieron las premisas para un golpe de estado, sino que tampoco tuvieron en cuenta que el mando de las unidades de élite militares fue asignado a los tuaregs, representantes de las tribus en conflicto con el Gobierno central desde hace 50 años. Así, cuando el pasado mes de abril los tuaregs proclamaron un estado independiente Azawad, tres de los cuatro divisiones en el norte de Malí se pasaron al lado de los rebeldes.

"La ayuda de los estadounidenses fue inútil, tomaron la decisión equivocada", comentó al diario uno de los altos funcionarios militares malienses, que explicó que los militares “desertaron cuando más se les necesitaba”, llevándose consigo tropas, armas, camiones y enseñando sus habilidades adquiridas a los extremistas. "Fue un desastre", concluye.

Ahora Estados Unidos ha empezado a brindar apoyo en materia de transporte y comunicaciones a Francia en el marco de la operación que persigue expulsar a los islamistas del norte de Mali, en cuyas filas hay algunos tuaregs entrenados por ellos mismos. La escalada de violencia en el norte de Mali, ocupado por grupos separatistas, degeneró en una resolución de la ONU que autorizó el pasado jueves un "despliegue rápido" de la fuerza internacional a una carta con una solicitud de ayuda enviada por el Gobierno de Bamako.
 
"Francia se ha metido en una ratonera, de la que será muy difícil salir"
Los insurgentes islamistas vinculados a Al Qaeda ya amenazaron con represalias contra el país galo

 Tropas francesas se despliegan en el norte de Mali para su primer combate terrestre con los yihadistas que controlan la zona. Analistas creen que "Francia se ha metido en una ratonera, de la que será muy difícil salir".
Hasta ahora, Francia solo ha realizado operaciones aéreas contra los rebeldes salafistas que no cedieron terreno pese a los cinco días de ataques.
Los insurgentes islamistas vinculados a Al Qaeda ya amenazaron con acciones de respuesta contra el país galo, lo que generó preocupación en París y en otros Estados europeos. La escritora y analista Conchetta Dellavernia opina que Francia ha caído en "una trampa", en su búsqueda de lograr desviar la atención de sus problemas internos. 
“Son muchos los grupos islamistas que allí confluyen, entonces va a ser un trampa muy grande no solo para Francia, porque EE.UU. también ha prestado apoyo logístico”, asegura Dellavernia.


“Francia se ha metido en una ratonera, de la que será muy difícil salir. Vamos a ver una repetición de Afganistán para lo que se refiere a los países europeos, concretamente Francia y va a ser una guerra muy larga”, vaticina.
La analista argumenta que la crisis económica que afronta el viejo continente y EE.UU. es el principal motivo para “trasladar todos los problemas a Mali para ocultar no solo lo económico, sino que la política parte de su objetivo estratégico que es trasladar el estado de malestar que tiene Francia ahora mismo a Mali con una nueva guerra, como lo hace EE.UU.”. 

Los rebeldes controlan el norte de Mali desde mediados de 2012. París, que lleva el peso principal de la operación, espera la ayuda de varios Estados europeos y ha prometido mantener sus tropas en la nación africana hasta que retorne la estabilidad. 


La intervención de Francia en Mali es solo una decisión política del presidente francés, François Hollande, que tiene como objetivo distraer del incumplimiento de sus promesas electorales, opinó ante RT el activista político John Rees.
El activista subrayó que "hemos oído muchas veces" que París está librando una guerra contra el terrorismo en Afganistán, Irak, Libia y ahora en Mali, pero el resultado es justamente lo contrario de lo esperado.


"No había tanta presencia de Al-Qaeda en Irak antes de la invasión como ahora. Al-Qaeda no se había extendido a Pakistán antes de la invasión en Afganistán como ahora", explicó Rees, subrayando que además "la intervención en Libia ha llevado directamente a la propagación de Al-Qaeda en Mali ahora".

El activista expresó que si los franceses quieren hacer algo de verdad para reducir el antagonismo entre el Estado y la comunidad musulmana, tanto en Francia como en el extranjero, deben empezar con la resolución de las disputas internas con sus minorías. "Eso sería un paso mucho más significativo que los bombardeos de otro país musulmán", recalcó.

Además, Rees considera un error por parte del Gobierno de Mali dirigirse en busca de ayuda a "las personas responsables desde los tiempos coloniales de tanto desastre en esa parte del mundo". "Tan solo una pequeña mirada al Norte y al Oriente nos explicaría que en Oriente Próximo la atención constante de los poderes imperiales venía agravando los problemas generación tras generación en vez de mejorar la situación", concluyó.

El miembro del Colectivo Internacional Ojos para la Paz, Flavio Signore, opina que el verdadero objetivo de la intervención militar en Mali no es solo distraer la atención de los problemas internos, sino también apoderarse de los recursos naturales. “Occidente claramente utiliza estos grupos de rebeldes, los arma y los desarma a sus anchas, los utiliza para desestabilizar a los países y después poder intervenir y de alguna manera controlar su territorio, los recursos económicos”, explicó.
>
El pasado viernes, Francia comenzó a apoyar a las autoridades malíes con un operativo para expulsar a los islamistas del norte del país. Este lunes la ONU respaldó la intervención militar y volvió a pedir un proceso político de reconciliación nacional.

El embajador de Francia ante las Naciones Unidas, Gerard Araud, aseguró que su país "tiene la comprensión y el apoyo de todos los miembros" del consejo respecto a las operaciones militares ante la crisis política que atraviesa la nación africana y añadió que la prioridad de Francia, tras frenar esa ofensiva, es la llegada en "los próximos días o semanas" de contingentes africanos para la misión internacional aprobada por la ONU en diciembre.
Mientras tanto, en los próximos días Francia enviará unos 2.500 soldados —unos 750 ya están en el territorio malí— y vehículos blindados al país con el apoyo de los militares y la inteligencia de EE.UU., que ya ha empezado a colaborar en materia de logística con Francia.


La Corte Penal Internacional inició una investigación sobre presuntos crímenes de guerra cometidos en Mali a partir de enero de 2012, cuando los islamistas lanzaron una ofensiva contra el Ejército en el norte. Así lo anunció la fiscal jefe de la CPI, Fatou Bensouda.
Según Bensouda, desde que comenzó la rebelión armada en el país hace un año, los grupos armados han cometido varios actos de "violencia extrema" que "pueden constituir crímenes de guerra".

El propio Estado africano ha pedido a la Corte que aclare la autoría de múltiples homicidios, mutilaciones, torturas, ataques contra sus centros religiosos, violaciones, etc. Fatou Bensouda aseguró que sus pesquisas serían "imparciales y completas y harán justicia a las víctimas al identificar a los máximos responsables".

Este miércoles Francia intensificó su intervención militar en el Estado africano mediante el despliegue de sus tropas terrestres después de 6 días de ataques aéreos contra los islamistas, que han conseguido hacerse con el control de la parte norte del país.

Varios países se han declarado dispuestos a apoyar la intervención francesa.Reino Unido y Dinamarca anunciaron que proporcionarán transporte militar a Mali. Argelia y España permitieron a los aviones de caza franceses utilizar su espacio aéreo mientras se realiza la operación. EE.UU. e Italia se manifestaron dispuestos a contribuir con "apoyo logístico" a la operación militar francesa. Alemania se ofreció para instruir al Ejército de Mali para combatir el terrorismo islámico.