lunes, 30 de junio de 2014

Los desaparecidos del río Jordán: Naksa palestina 1967.



En la historia criminal del sionismo no se ha estudiado a profundidad este capítulo de las desapariciones forzadas, en la Nakba de 1967 se dieron múltiples casos de masacres y matanzas contra el pueblo palestino cuyas víctimas fueron enterradas en fosas comunes o arrojadas a los ríos, al mar o incineradas para borrar toda huella que los incriminara. En muchas guerras, dictaduras y conflictos a nivel mundial se ha aplicado nefasto método de la desaparición forzada con el fin de eliminar a los enemigos y sembrar el caos y el terror.
Sus familiares desesperados intentaron denunciar su desaparición ante las autoridades correspondientes, es decir, el ejército de ocupación israelí que, como es de suponer, se disculparon aduciendo que no tenían información al respecto. Entonces, se dirigieron a los organismos internacionales de derechos humanos; a la Media Luna Roja o la ONU a ver si conseguían alguna respuesta favorable aunque todo fue inútil. Se los tragó la tierra. Las autoridades israelíes tienen mucho que contar al respecto pero se niegan a abrir sus archivos secretos donde seguramente existen documentos, fotografías, películas que pueden dar pistas sobre estos luctuosos hechos. En todo caso nadie se atreve a declarar ni a cooperar en las investigaciones. Se impone la ley del silencio pues de lo contrario serían acusados de traidores a la patria. Ni mucho menos se pueden hacer prospecciones en la franja de seguridad de la frontera con Jordania hoy sembrada de miles y miles de minas antipersona. De ahí que prácticamente sea imposible abrir un proceso judicial o que la Corte Penal Internacional o la Justicia Universal tome cartas en el asunto como si se hizo en Chile, Argentina. El tema de los desaparecidos se mantiene al margen de las negociaciones de paz para no herir susceptibilidades. Sin duda alguna eternamente reinará la impunidad.

 
Tuvimos la ocasión de entrevistar a una persona que vivió en carne propia uno de estos terribles sucesos. Se trata del Dr. Rizeq Jaffal originario del pueblo de Abu Dis y que perdió a varios miembros de su familia cuando intentaban regresar a su pueblo atravesando la frontera del rio Jordán -cerca del puente Allemby- unas semanas después de que finalizara la Guerra de los Seis Días en 1967.



Según Según nos explicó él en ese entonces la mayoría de los palestinos que huyeron aterrorizados (el recuerdo de la matanza de Deir Yassin seguía vigente) con dirección a Jordania -aproximadamente unos 400.000-se vieron obligados a engrosar los diferentes campamentos de refugiados que se levantaron para acogerlos y otros ya establecidos desde la Nakba 1948.


En 1967 el Consejo de Seguridad de la ONU aprobó la resolución 237 que instaba a Israel a dar luz verde a la repatriación de refugiados. Según el gobierno de Tel Aviv el derecho al retorno es una reivindicación inaceptable que aniquilaría el carácter sionista del estado de Israel poniendo en peligro su supervivencia. El argumento demográfico, económico y de seguridad es algo innegociable.


Sobra decirlo que antes de la Guerra de los Seis Días los palestinos eran ciudadanos jordanos pues el reino hachemita había conquistado Cisjordania en la guerra del 1948. Así que les unen poderosos lazos familiares, económicos y sociales hasta el punto que el gobierno jordano asume su tutela sin que tenga que intervenir la UNRWA (algo que en realidad no se cumple) Inclusive hasta hoy en día muchos palestinos tienen pasaportes jordanos y son considerados súbditos del rey Abdalá de Jordania.

El Dr. Rizeq Jaffal que en esa época tenía 9 años fue testigo directo del trágico episodio protagonizado por su padre, su hermano, hermana e hijos y varios vecinos de Abu Dis (en total 19 personas) que pretendían regresar a su pueblo clandestinamente aprovechando la oscuridad de la noche. Él se salvó pues fue elegido para pasar en el segundo grupo junto a su madre y otro hermano.

El ejército israelita tras la victoria en la guerra de los Seis Días debía afianzar el control en la frontera del rio Jordán ante las previsibles tentativas de infiltración por parte de los propios refugiados o los guerrilleros fedayines. En 1968 los hostigamientos llegaron a su punto álgido cuando Israel invade Jordania y ataca los campamentos de la resistencia palestina situados en el Karameh (donde Arafat tuvo su bautizo de fuego)


Por orden de Moshe Dayan, Ministro de Defensa, de Isaac Rabin, jefe del Estado Mayor del Ejército y del primer ministro Levi Eshkol se crearon comandos integrados por francotiradores y patrullas de los cuerpo de élite del Tzahal especializados en cazar a cualquiera que intentara entrar clandestinamente en los territorios ocupados. La única forma de impedir que regresaran los refugiados era escarmentándolos a punta de balas y bombazos.

Se tiene poca información sobre los cientos de casos de desapariciones forzadas porque fueron eliminados en acciones de “legítima defensa”, según la jerga empleada por el gobierno israelí- pues venían previsiblemente a cometer atentados terroristas en el valle del Jordán, Wadi Araba o Eilat.

Además sus familiares impotentes prefieren guardar silencio pues no hay ninguna posibilidad de hacer justicia y se conforman con mantener viva su memoria colgando en las paredes de sus casas las fotos de los mártires para que al menos no queden sepultados en el olvido.
Los desterrados regresaban por amor a su patria pues allí habían dejado sus casas, sus campos de labor, sus familiares y amigos, allí estaban sus raíces y su identidad y así se comprende que arriesgaran sus vidas. Por eso no nos cansaremos de repetir que el derecho al retorno es la verdadera hoja de ruta hacia la paz

martes, 24 de junio de 2014

Venganza contra Siria

La represalia israelí por la muerte de un menor mata a diez soldados de Asad.
Cazabombarderos israelíes han lanzado 9 ataques contra siete puestos castrenses en territorio sirio

Militares israelíes, en las cercanías del puesto fronterizo de Quneitra
El ataque lanzado por Israel durante la madrugada del lunes en represalia por la muerte del adolescente israelí el domingo, ha resultado en diez soldados sirios muertos después de que las Fuerzas Aéreas israelíes bombardeasen nueve puestos de artillería del ejército sirio.

El menor, Mohamed Karaka, falleció el domingo cuando un misil antitanque impactó en el coche que conducía su padre cerca de la frontera, hiriendo a su progenitor y a otras tres personas que viajaban en el vehículo. El ejército israelí respondió de inmediato lanzando varios misiles hacia el área de Quneitra, en el lado sirio, muy cerca de la frontera.

El número de soldados fallecidos tras el ataque israelí difiere según las fuentes. El Observatorio Sirio de Derechos Humanos señaló este lunes que fueron diez, mientras que el gobierno de Bachar al Asad aseguró en un comunicado que hubo cuatro muertos y nueve heridos.

Independientemente de las cifras, no parece seguro que el Gobierno sirio vaya a responder al ataque de Israel, sobre todo por la cercanía delEstado Islámico de Iraq y el Levante (EIIL) que ya ha avanzado posiciones en Siria y podría poner en jaque al gobierno de Asad.

Israel está seguro de que este ataque mortífero en su territorio, en losAltos del Golán que Israel capturó durante la guerra de los Seis Días en 1967, fue premeditado y aunque todavía no está claro si el misil fue lanzado por tropas rebeldes o sirias, el ejército israelí culpa al gobierno de Asad de cualquier violación de su territorio.

«Cualquiera que intente perturbar nuestras vidas, pagará un alto precio, sin importar que sea el gobierno sirio o grupos terroristas que operan en su territorio», aseguró el ministro de Defensa israelí Moshe Yaalon en un comunicado este lunes.
Otro frente en Cisjordania

Otro frente caliente que Israel tiene abierto, Cisjordania, podría muy bien darle más quebraderos de cabeza que el de Siria, al menos de momento. La inminente llegada de la festividad musulmana de Ramadán, podría calentar todavía más los ánimos de la población, tras las redadas de la operación «Volved Hermanos».

Durante la madrugada del lunes el Ejército israelí, que ha doblado el número de batallones en la zona, arrestó a más de treinta personas como parte de la búsqueda de los tres adolescentes israelíes aparentemente secuestrados por Hamás en la zona. Con este último número, la cifra de detenidos durante la operación supera ya los 380 y hay más de 1300 viviendas y edificios registrados, incluidos domicilios privados. Para evitar que los tres jóvenes sean desplazados a Gaza, se han sellado varias ciudades como Hebrón y Nablús, algo que se en Cisjordania se ve como un castigo colectivo hacia la población palestina por los tres secuestros.

Represalia Judia


La operación militar de búsqueda de los jóvenes desparecidos el pasado jueves comenzó este viernes y continua durante este sábado, con miles de fuerzas terrestres del Ejército y la policía israelí sobre el terreno, puestos de control, registros y drones

Una docena de palestinos han sido detenidos por las Fuerzas de Seguridad israelíes en la región de Hebrón, en Cisjordania ocupada, durante la operación de búsqueda de tres colonos judíosdesaparecidos desde el jueves, informa la prensa local.

Según la agencia de noticias local Maan, fuerzas israelíes irrumpieron durante la noche en viviendas de las aldeas de Dura, al Samu, Tarqumia, Beit Kahil y el barrio de Abu Sneina, en Hebrón, y arrestaron a diez hombres y dos mujeres que están siendo interrogados.

Además, unidades de combate israelíes penetraron en la aldea beduina de Rahat, en el desierto del Neguev, y registraron inmuebles donde en otras ocasiones se han refugiado trabajadores ilegales de Cisjordania.

La operación militar de búsqueda comenzó este viernes y continua durante este sábado, con miles de fuerzas terrestres del Ejército y la policía israelí sobre el terreno, puestos de control, registros continuados y uso de aviones pilotados a distancia (drone).

El objetivo es hallar a tres adolescentes que al parecer fueron vistos por última vez el jueves por la noche cerca de la colonia judía de Gush Etzion, situada al sureste de Hebrón, cuando hacían autostop tras salir de la yeshivas (escuelas judías) Makor Chain y Shavey Hebron en las que estudian.

«Hemos intensificado el despliegue esta mañana con soldados de la unidad paracaidista y de las brigadas Kfir. Trabajamos en todos los escenarios», explicó a la prensa el portavoz del Ejército israelí,Peter Lernet.

Unos testigos manifestaron el viernes a la agencia de noticias local Maan que los jóvenes consiguieron hacer una llamada al Ejércitoantes de que la línea telefónica se cortara y que el rastreó concluyó que se hizo desde la zona Dura. En este mismo área se investiga un coche con matricula israelí, aparentemente robado, que fue quemado la noche del jueves y que podría estar relacionado con los hechos.

Este viernes, el primer ministro israelí, Benjamín Netanyahu, convocó una reunión de seguridad para evaluar la situación con el ministro de Defensa, Moshé Yaalón; el jefe de los servicios secretos internos (Shin Bet), Yoram Cohen; y el comandante jefe del Ejército, Benny Gantz.Las autoridades israelíes contemplan la posibilidad de que los tres jóvenes, de entre 16 y 19 años -uno de ellos con nacionalidad estadounidense-, hayan sido secuestrados y hacen responsable de su destino a la Autoridad Nacional Palestina (ANP).Abbas advierte de que la campaña israelí en Cisjordania para localizar a los 3 secuestrados podría desatar un levantamiento

Un joven palestino es arrestado por lanzar piedras durante los enfrentamientos registrados en Hebrón
El presidente de la Autoridad Palestina, Mahmud Abbas, ha advertido este domingo de que la campaña lanzada por Israel en Cisjordania en el marco de la búsqueda de los tres jóvenes israelíes secuestrados podría desatar un levantamiento popular.

«Las acciones destructivas de Israel, incluyendo el asesinato a sangre fría de palestinos, cuando el Ramadán está a la vuelta de la esquina y la situación en la calle palestina es explosiva, sólo puede incendiar Cisjordania y provocar que la situación se salga de control», ha dicho.

Así, ha dicho a Israel que «cuando hay un secuestro, la Autoridad Palestina trabajará para devolver a esas personas (a Israel), pero no se puede permitir que los soldados maten a tres jóvenes palestinos». Además, ha subrayado que «no es la primera vez».

En este sentido, ha indicado que las fuerzas de seguridad de la Autoridad Palestina localizan casi a diario a israelíes que se han perdido en Cisjordania. «Les entregamos a sus familias en diez minutos. Desearía que nos trataran igual», ha agregado, según ha informado el diario israelí «The Jerusalem Post».
Tercera intifada

Este mismo domingo, la Autoridad Palestina ha anunciado el inicio de los trámites para pedir una sesión de emergencia del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas con el objetivo de impedir el «castigo colectivo» que está infligiendo Israel a la población palestina en respuesta al secuestro de los tres colonos.

«La agresión israelí», ha denunciado el comunicado de la Autoridad Palestina, «ha llegado al extremo en los últimos días, y ha desembocado en el asesinato de seis palestinos».

Este domingo ha sido el décimo día de redadas y detenciones en Cisjordania en el marco de la operación 'Guarda de mi Hermano', lanzada por el Ejército israelí tras la desaparición de tres jóvenes estudiantes de una yeshiva o escuela talmúdica de un asentamiento judío cercano a Hebrón.

Israel mantienen que fueron secuestrados por el Movimiento de Resistencia Islámica (Hamás), pero el grupo islamista lo niega y las autoridades israelíes no han presentado ninguna prueba de ello.

La formación islamista advirtió la semana pasada con iniciar una tercera intifada en caso de que el Ejército israelí continúe arrestando a miembros de la formación como parte de su operación. «Somos capaces de iniciar una tercera intifada, y se trata de nuestro derecho irrevocable. Se iniciará cuando se haya ejercido una presión excesiva sobre el pueblo palestino», ha sentenciado el alto cago de Hamás Salá Bardawil. 

domingo, 22 de junio de 2014

Suníes contra chiíes, una historia de dolor



En los actuales medios de comunicación puede resultar no sólo escandalosa, sino hasta incomprensible, la exhibición tranquila y con desparpajo del asesinato en masa de 1.700 prisioneros iraquíes a manos del autotitulado Estado Islámico de Irak y el Levante (EIIL), a raíz de la toma de Mosul.

Por descontado que las matanzas de vencidos han sido practicadas en todas las latitudes y por todas las sociedades y ejércitos que disponían de medios para ello, pero esta exhibición de terror –que tampoco es nueva, aunque los «occidentales» solían más bien ocultarlas, disimularlas, o justificarlas, como el lanzamiento de bombas nucleares o los bombardeos sobre Alemania– dentro del islam no es sino lacontinuación de un largo historial represivo y sangriento en el que los chiíes, por lo general, siempre llevaron la peor parte, asumiendo una historia de sufrimiento –en la cual los sunníes fueron despiadados– y de ofrenda de su sangre en aras de mantener sus creencias.

La fiesta de «Ashurá» (el 10 de muharram del calendario lunar musulmán) rememora la muerte de Husein (el martirio, dicen) en Kerbala a manos de los Omeyas, pero también simboliza el sacrificio que los seguidores de Ali hacen a su comunidad, con sus pavorosas escenas de padres que rajan sus cabezas y las de sus hijos pequeños a sable, mientras las blancas vestiduras de la ocasión se tiñen dramáticamente de rojo. Algo, en el fondo, no muy lejano de nuestros antiguos flagelantes, por fortuna desaparecidos. O casi.
Afianzamiento de la fe

Las crónicas históricas y, por supuesto, las obras de controversia religiosa están repletas de alusiones a la persecución desembozada de las minorías «heterodoxas», en especial en los primeros siglos del islam, cuando el afianzamiento de la fe corría parejo con la consolidación del poder político y sociocultural que iba a dominar en el futuro. Las corrientes minoritarias fueron barridas, sus cabecillas exterminados y sus libros quemados y prohibidos, del todo: Ibnan-Nadim, en su Catálogo, a fines del siglo X, menciona numerosas obras de autores chiíes, ya inexistentes por haberse destruido los manuscritos y haber sido eliminados de los talleres de los copistas.

Los chiíes se esparcieron por el Golfo, la costa siria y el norte de África, constituyendo pequeñas comunidades, con frecuencia clandestinas, que hubieron de refugiarse en la taqiyya o kitmán (ocultación de sus creencias y sentimientos religiosos) a fin de no ser muertos en el acto. Algunos, escindidos del tronco principal de descendientes de Ali, alcanzaron éxito y llegaron a establecer poderes políticos de cierta importancia, como los alauíes de Siria o los fatimíes de Túnez-Egipto, ejerciendo, a su vez, persecuciones esporádicas contra la Sunna mayoritaria.

En todo caso, la repugnancia que muestran los escritores sunníes hacia los arfad («los que rechazan») es infinita y de ella hacen gala, con naturalidad. De ahí los nulos remordimientos, por ejemplo, de los terroristas que en Irak prodigan atentados a ciegas contra mercados, procesiones o cualquier concentración de gentes chiíes, a base de coches-bomba, ataques con morteros o, ahora, ejecuciones en masa.

Como es sabido, el conflicto arranca del pleito sucesorio tras la muerte de Mahoma (632). En unos años se sucedieron las conquistas militares (mucho que repartir, o no), los asesinatos de califas (incluido Ali, apuñalado por un jariyí, antiguo partidario suyo que le acusaba de contemporizar), el arbitraje de Siffin, la usurpación de Mu’awiya, que abrió el islam en canal, el establecimiento de la línea de descendientes de Ali y Fátima, hija de Mahoma, y el desgajamiento –que ya hemos señalado– de seguidores extremistas de algunos de los imanes, o fruto de rivalidades entre hermanos.
Duodecimanos

En la actualidad, los imamíes –como se autodenominan por proclamar la legitimidad de los descendientes de Ali– o itna ‘ashariyya (duodecimanos) constituyen la mayor parte de los chiíes (mayoritarios en Irak y, sobre todo, en Irán desde el siglo XVI) aguardan el regreso del duodécimo imán , el «Esperado» u «Oculto», Muhammad ibn Hasan al-Mahdi , desaparecido circa 874-880 de C. En su profesión de fe (shahada) a la fórmula suní «No hay más dios que Allah y Mahoma es su Enviado» añaden «y Ali es el Amigo de Allah», lo cual, para un suní, es una enormidad que distorsiona por completo el contenido.

En el terreno de la vida cotidiana y la juridicidad agregan unos cuantos tabúes alimentarios más el del conejo, v.g. y normas de pureza/impureza aun más cerradas que las de la Sunna el mero roce con una mujer, o un cristiano, o un animal impuro ya contamina al fiel; por el contrario, son más permisivos con el nikah al-mut’a «matrimonio de placer», de hecho un modo burdo de encubrir la prostitución), etc.

El fanatismo enloquecido de los terroristas del EIIL, junto con la complicada partida de ajedrez que juega Arabia Saudí en Oriente Próximo, han destapado las contradicciones de un Occidente (es decir, EE.UU.) que, falto de convicciones, se limita a probar suerte con las teclas del posibilismo. Y, en medio, entre otras víctimas, se hallan nuevamente los chiíes.

domingo, 15 de junio de 2014

Ejecuciones masivas en Iraq



Terroristas del EIIL ejecutan a 1700 estudiantes en el norte de Irak

Terroristas del grupo Estado Islámico de Irak y el Levante (EIIL) han ejecutado a 1700 estudiantes de la Facultad de las Fuerzas Aéreas en el norte de Tikrit, noreste de Irak, ha informado este domingo la agencia de noticias iraquí ‘Almada Press’.

Los takfiríes han declarado en un comunicado que estos jóvenes fueron detenidos el pasado miércoles, para luego agregar que otros 800 estudiantes de esta facultad fueron indultados tras la orden del líder del grupo terrorista del EIIL, Abu Bakr al-Bagdadi.


Las imágenes publicadas por los insurgentes muestran una ejecución colectiva en una granja, donde 5 personas vestidas con el uniforme de las fuerzas de seguridad disparan contra los académicos.

Usuarios iraquíes de las redes sociales, antes de que bloqueen estos servidores, publicaron las imágenes de decenas de jóvenes en Tikrit, quienes rodeados por los hombres armados del EIIL, eran transportados a un lugar específico.

El pasado jueves, las fuerzas iraquíes realizaron cuatro incursiones aéreas, bombardeando las posiciones de los grupos terroristas en Tikrit.

En esta línea, el portavoz del Comandante de las Fuerzas Armadas de Irak, Qasem Ata, anunció el sábado que el Ejército iraquí ha logrado retomar el control de las zonas perturbadas, entre ellas la mayoría de las ciudades de la provincia central de Salah al-Din.

El Gobierno de Irak acusa a Arabia Saudí y Catar por la crisis de seguridad y el crecimiento del terrorismo que vive su país, asegurando que el régimen saudí es un importante patrocinador del terrorismo global.

Las ofensivas del grupo terrorista del EIIL han provocado últimamente la muerte de centenares de ciudadanos y el desplazamiento de más de medio millón de civiles iraquíes.
Foto: EIIL ejecuta a decenas de soldados iraquíes en Irak

Integrantes del grupo terrorista Estado Islámico de Irak y del Levante (EIIL) asesinaron brutalmente a decenas de soldados iraquíes en la provincia central de Salah al-Din, según imágenes difundidas este domingo por la misma banda armada.

Una fotografía muestra a cinco elementos del EIIL disparando contra al menos 50 efectivos de las fuerzas iraquíes vestidos de civil, arrodillados boca abajo delante de los milicianos con las manos atadas a la espalda.

En otra imagen, se puede ver a unos 30 soldados acostados en el suelo y con manchas de sangre en sus cabezas, detrás se ve una bandera del EIIL.

Otra instantánea refleja cómo los miembros de este grupo terrorista trasladan a decenas de los soldados iraquíes detenidos en camionetas.

En la jornada de este domingo, también, los terroristas afiliados a Al-Qaeda han secuestrado a la corresponsal de la cadena iraquí Al-Sahrqia en la ciudad de Baquba, capital de la provincia oriental de Diyala.

Asimismo, las bandas terroristas han provocado la huida de 200 familias chiíes de la provincia de Nínive, ubicada en el noroeste de Irak.

El pasado miércoles, la Organización Internacional para las Migraciones (OIM), con sede en Ginebra, capital de Suiza, informó de que unas 500 mil personas han abandonado la ciudad de norteña de Mosul por la ola de violencia registrada desde que el EIIL ocupó el martes la citada ciudad.

mkh/ctl/msf
Fuente: http://www.hispantv.com Integrantes del grupo terrorista Estado Islámico de Irak y del Levante (EIIL) asesinaron brutalmente a decenas de soldados iraquíes en la provincia central de Salah al-Din, según imágenes difundidas este domingo por la misma banda armada.

Una fotografía muestra a cinco elementos del EIIL disparando contra al menos 50 efectivos de las fuerzas iraquíes vestidos de civil, arrodillados boca abajo delante de los milicianos con las manos atadas a la espalda.

En otra imagen, se puede ver a unos 30 soldados acostados en el suelo y con manchas de sangre en sus cabezas, detrás se ve una bandera del EIIL.

Otra instantánea refleja cómo los miembros de este grupo terrorista trasladan a decenas de los soldados iraquíes detenidos en camionetas.

En la jornada de este domingo, también, los terroristas afiliados a Al-Qaeda han secuestrado a la corresponsal de la cadena iraquí Al-Sahrqia en la ciudad de Baquba, capital de la provincia oriental de Diyala.

Asimismo, las bandas terroristas han provocado la huida de 200 familias chiíes de la provincia de Nínive, ubicada en el noroeste de Irak.

El pasado miércoles, la Organización Internacional para las Migraciones (OIM), con sede en Ginebra, capital de Suiza, informó de que unas 500 mil personas han abandonado la ciudad de norteña de Mosul por la ola de violencia registrada desde que el EIIL ocupó el martes la citada ciudad.