martes, 17 de noviembre de 2015

El negado Holocausto iraquí



Médicos iraquíes en las áreas afectadas notan un progresivo aumento en defectos congénitos severos en recién nacidos, que incluyen bebes con dos cabezas, tumores y malformaciones.


Cerca de las 9:30 p.m. del 19 de marzo de 2003, comenzaba la primera fase de Operación Libertad Iraquí. Apenas después, el criminal y genocida George Bush aparecía por cadena nacional explicando que EE UU había ido a la guerra para "desarmar a Irak, liberar a su gente y defender al mundo de una grave amenaza". El 7 de octubre de 2004, la CIA daba a conocer los resultados del Duelfer Report: "Irak no tuvo armas de destrucción masiva ni instalaciones activas para su fabricación en el momento de la guerra [cuando EE.UU. decidió invadir]". El 1 de mayo de 2003, el criminal y genocida George Bush, desde la cubierta del portaviones Abraham Lincoln declaraba al mundo que las "operaciones de combate más complejas habían terminado en Irak       
Se había liberado a su pueblo y la democracia había por fin regresado. La cantidad de celulares en el país saltaron de 80.000 antes de la guerra a 23 millones inicios de 2013; la generación eléctrica y la provisión de agua potable se duplicó en igual período Iraq War Ledger Report-2013. A continuación, un ajustado resumen del censurado y negado Holocausto iraquí, tal vez el mayor y más estratégico desafío para el Papa Francisco.



Si los 1750 inspectores que visitaron 1200 lugares de supuesto almacenado y fabricación de ADM no encontraron ni una sola, ¿cómo se explica que la población local sufra los efectos de un diluvio permanente de ADM? Las ADM las trajeron los invasores y con ellas masacraron a la población que decían venir a defender. En efecto, de acuerdo al último informe del NGO Commitee Coordination for Iraq grupo de ONGs con aval de la UNESCO que estudian la situación humanitaria en Irak: "Antes de la Primera Guerra del Golfo en 1991, los casos de cáncer en Irak eran de 40/100.000. En 1995, había aumentado a 800/100.000. Para 2005, se registró un mínimo de 1600/100.000.
 


No obstante, la actual incidencia de cáncer es mucho más elevada que esta última medición. Médicos iraquíes en las áreas afectadas vienen notando un progresivo aumento en defectos congénitos severos en recién nacidos, que incluyen bebes con dos cabezas, múltiples tumores, desfiguración facial, malformaciones corporales y problemas complejos del sistema nervioso. 

En la ciudad de Fallujah, sus pobladores informan que muchas familias tienen miedo de tener hijos, consecuencia del alarmante número de abortos, muertes prematuras y recién nacidos enfermos y con deformaciones críticas ". Interesante que Greenpeace ignore todo esto y la gran prensa conservadora siga dando al accidente de Chernobill como el peor desastre nuclear de la historia contemporánea. Ahora bien, ¿qué pasó en Fallujah? 

Esta ciudad, al noroeste de Bagdad, fue masivamente bombardeada con explosivos con uranio enriquecido, fósforo blanco y otras armas letales, particularmente entre abril y noviembre de 2004. Un estudio científico publicado en julio de 2010, en la prestigiosa revista médica The International Journal of Environmental Studies and Public Health, relevó entre 2005 y 2009 unos 700 hogares de la referida ciudad. Sus autores hallaron una anormal y elevada tasa de enfermos de cáncer y defectos en recién nacidos. 

Estimaron, asimismo, que los niveles de cáncer se habían multiplicado por 38 en la referida ciudad desde la invasión estadounidense de 2003. Sugerimos al lector ingrese a la dirección de internet que lleva de título este apartado. Contiene imágenes del horror relatado, producto de una seria y contundente investigación académica estadounidense. Aclaramos que las imágenes son estremecedoras. 


http://www.brussellstribunal.org/?menu=HOME. En la dirección de este subtítulo se aloja el sitio oficial del Tribunal de Bruselas (TriB), una ONG que agrupa a más de 300 organizaciones no gubernamentales que cuentan con el respaldo de las Naciones Unidas y trabaja conjuntamente con ella. Es quizás la organización más importante y que más ha trabajado y trabaja en el estudio de las causas y consecuencias humanitarias de la invasión y ocupación estadounidense de Irak desde 2003, aunque partiendo desde 1991, esto es, desde la primera Guerra del Golfo. 

Recordemos que el criminal y genocida Bush padre no sólo bombardeó Irak a comienzos de los noventa, sino que además implementó un bloqueo a la normal provisión de medicamentos y a la asistencia sanitaria y alimenticia para la población. Dicho bloqueo no culminó en 2003, sino que por el contrario, prosiguió hasta bien entrada la masacre profundizada por su hijo. 

UNICEF, cita el TriB, "estimó en 500.000 las muertes de niños menores de 5 años como consecuencia del bloqueo. Otros estudios basados en datos de Naciones Unidas calculan que la mortalidad infantil evitable y la mortalidad infantil fueron de 4,4 millones y 2,1 millones de niños entre 1990 y 2009, respectivamente".

29.199 BOMBAS EN 29.200 BOMBARDEOS. La agencia AP publicaba el 1 abril de 2003 los resultados de un estudio publicado por la respetada revista Jane's Air Launched Weapons. Rob Hewson, su editor señalaba que "entre 20 y 25% de las 19.948 armas de precisión usadas en el ataque a Iraq de 2003 erraron sus blancos por completo.
 

Los restantes 9251 misiles y bombas utilizadas no fueron clasificadas como 'armas de precisión', razón por la cual sólo el 56% de un total de 29.199 armas del 'shock and awe' tuvieron un comportamiento de 'precisión' conforme los estándares militares". 

Sigamos. El antedicho número de bombas "inteligentes" fueron arrojadas a la población en unas 29.200 excursiones, es decir, a razón de una por ataque aéreo. Entre 2003 y 2011 se realizaron cerca de 4000 bombardeos más. Los blancos: civiles, periodistas, hospitales y ambulancias. El tipo de bombas, las denominadas racimos (cluster bombs), con uranio enriquecido, fósforo blanco y una nueva versión de la napalm adaptada a urbes densamente pobladas. Cabe destacar sobre el uso de bombas racimo, que su uso fue prohibido en 2010 por un tratado multilateral suscripto por 79 naciones. ¿Adivine el lector si EE.UU. figura entre los signatarios?

A pesar de los miles de millones de dólares supuestamente destinados a la reconstrucción de Irak, el país sigue devastado. Así lo informa el estudio académico más importante jamás publicado en el mundo sobre el Holocausto iraquí. Se trata del equipo de investigación de la Universidad de Brown (EE.UU.), cuyo portal dedicado al tema figura como título de este último apartado. Aproximadamente 2,8 millones de personas huyeron del país o figuran como refugiados internos. 

El desempleo por las nubes. La salud de mujeres y niños brilla por su ausencia y el hambre es moneda corriente. La provisión de comida es racionada. El equipo de investigadores de la Brown recalca una y otra vez que la contaminación del suelo y el agua no es reciente: "durante las campañas aéreas de 1991, EE.UU. utilizó cerca de 340 toneladas de misiles con uranio enriquecido".
Irak se encuentra sumida en un mar de violencia terrorista (al Qaeda no operaba en el país antes de 2003), plagada de conflictos sectarios e interreligiosos, pobreza y corrupción extremas, e intervención foránea en su industria petrolera, finanzas y economía. Desde 1991, y especialmente desde 2003, la población iraquí está siendo lenta y brutalmente aniquilada. El Papa Francisco promete dar un giro de 180 grados en la conducción de la Iglesia. Ojalá comience por denunciar al mundo el negado Holocausto iraquí.