jueves, 8 de septiembre de 2016

La Haya se cubre de mierda


La sabandija..el judío Theodor Meron

Las dudas sobre la actuación de su presidente, Theodor Meron, ! JUDIO! abarcan ahora todos los rincones. Polaco de nacimiento, de nacionalidad estadounidense y exasesor de la diplomacia israelí, Meron, de 83 años, habría presionado a sus colegas para que absolvieran a los altos cargos acusados por la fiscalía. 


El ‘Terminator’ del Congo comparece en La Haya

Está acusado de crímenes de guerra y contra la humanidad cometidos en la región de Ituri
En rebeldía desde 2006, se entregó en la embajada de Estados Unidos en Ruanda en marzo.


 

Bosco Ntaganda, líder guerrillero congoleño apodado Terminator por sus feroces métodos, ha comparecido ante la Corte Penal Internacional (CPI) acusado por la fiscalía de crímenes de guerra y contra la humanidad presuntamente cometidos en el conflicto armado desatado en la región de Ituri (noreste de Congo) entre 2002 y 2003. Ntaganda se entregó por sorpresa el pasado 18 de marzo en la embajada de Estados Unidos en Ruanda, después de haber comandado durante décadas milicias rebeldes, y también fuerzas gubernamentales, en Ruanda y Congo involucradas en el uso de niños soldado.

De 40 años, Ntaganda se presentó ante los jueces como “un militar nacido en Ruanda de nacionalidad congoleña”, sin especificar para quién peleaba antes de rendirse. Luego dijo que conocía los cargos y se declaraba inocente. La fiscalía de la CPI pidió su arresto en 2006 por alistar menores de 15 años para las Fuerzas Patrióticas para la Liberación de Congo, brazo militar de la Unión de Patriotas Congoleña. En 2012 se añadió el asesinato, violación y esclavismo sexual, persecución y pillaje de la población civil a la imputación original. Los jueces deben confirmar a partir de ahora los cargos y fijar, su cabe, una fecha para el proceso.


 


 La policía serbia anunció ayer la detención de 10 ex guerrilleros del Ejército de Liberación de Kosovo (ELK) acusados de crímenes de guerra cometidos entre junio y octubre de 1999. Las detenciones se produjeron en la región de Presevo, al sur de Serbia y fronteriza con Kosovo. Los ex guerrilleros se habían trasladado hasta allí para pasar las fiestas de fin de año con sus familiares.

Los detenidos están acusados de 51 asesinatos y 159 secuestros en la ciudad kosovar de Gnjilane. Según Vladimir Vukcevic, portavoz del fiscal serbio para crímenes de guerra, los ex guerrilleros también son sospechosos de violaciones, torturas y robos a ciudadanos de Gnjilane.

Desde que en 1999 terminara el enfrentamiento armado entre la OTAN y Serbia que ha llevado finalmente a la independencia de Kosovo, la región serbia de Presevo ha sido objeto de polémica, ya que existe en ella una importante minoría albanesa. Su líder, Riza Halimi, acusó ayer a la policía serbia de haber ejercitado un excesivo uso de la fuerza durante las detenciones. "Esto es algo que ciertamente no contribuye a la estabilidad de la región", advirtió.La policía serbia realizó una amplia operación de captura con registros en al menos 17 localidades.

 

La Haya condena a 111 años de cárcel a seis bosniocroatas por limpieza étnica

Jadranko Prlic, ex primer ministro de la autoproclamada República Croata de Herzeg-Bosnia, recibe una pena de 25 años
Los jueces consideran probado que formaron una asociación criminal para crear una Gran Croacia.

 

 Seis políticos y militares bosniocroatas han sido condenados, en conjunto, a 111 años de cárcel por limpieza étnica de musulmanes bosnios, y otros grupos no croatas, durante la guerra de los Balcanes. El Tribunal Penal Internacional para la antigua Yugoslavia (TPIY) ha considerado probado que el grupo formó “una asociación criminal con el fin de crear una Gran Croacia que precisaría una modificación de su composición étnica”. Para lograrlo, los seis, elaboraron un plan que incluía “desplazamientos forzosos de la población, asesinatos, saqueo de propiedades, trabajos forzados para los detenidos y expulsión de sus tierras una vez liberados”, según el presidente de la sala, Jean Claude Antonetti. El principal acusado, Jadranko Prlic, ex primer ministro de la autoproclamada República Croata de Herzeg-Bosnia, fue sentenciado a 25 años de prisión.


Los bosniocroatas fueron aliados de sus vecinos musulmanes bosnios durante la mayor parte de la guerra de Bosnia, librada entre 1992 y 1995. Sin embargo, entre 1993 y 1994, se pelearon a muerte, y la parte bosniocroata abrió campos de detención donde se produjeron crímenes de guerra. Los seis condenados se entregaron al TPIY en 2004 con la intención de “limpiar su honor” y en medio del clamor popular. “Partimos como inocentes y así regresaremos”, dijeron entonces.

 

Además de Prlic, han sido condenados Bruno Stojic, antiguo ministro de Defensa de la República de Herzeg-Bosnia (20 años): el exgeneral Slobodan Praljak (20 años); el exgeneral Milivoj Petkovic (20 años); Valentin Coric, en su día comandante de la policía bosnio croata (16 años) y Berislav Pusic, encargado del intercambio de prisioneros (10 años).

Si bien todos tenían “responsabilidad directa y eran conscientes de los crímenes cometidos”, según los jueces, Prlic ha recibido más años que nadie en virtud de su cargo. Como primer ministro, controlaba a civiles y soldados, y hubiera podido apartar de sus cargos a los que hubieran cometido desmanes. Los campos de internamiento eran asimismo responsabilidad última suya. La sentencia da por confirmado que “mujeres, niños y ancianos fueron detenidos en condiciones inhumanas, sin agua, comida ni atención médica”.

Proclamada en 1991 y con capital en la ciudad de Mostar, la República Croata de Herzeg-Bosnia nunca fue reconocida a escala internacional. Desapareció en 1994, tras los acuerdos de paz de Dayton firmados entre serbios, croatas y bosnios, al sumarse a la Federación de Bosnia-Herzegovina. Durante su efímera existencia, se presentó como una entidad política, cultural, económica y territorial dentro de Bosnia-Herzegovina. Su Consejo de Defensa Croata suprimió a los líderes bosnios locales y controló municipios y medios de comunicación imponiendo “la cultura croata”. La condena de Prlic ha sido una de las más abultadas dictada por el TPIY, criticado por Serbia por aplicar el cargo de limpieza étnica sobre todo a sus compatriotas.
Dos serbobosnios, condenados a 22 años de cárcel por limpieza étnica

Mico Stanisic y Stojan Zupljanin colaboraron para eliminar a croatas y musulmanes bosnios
Stanisic se entregó en 2005 al Tribunal y Zupljanin fue capturado en 2008 tras 13 años huido.El Tribunal Penal Internacional para la antigua Yugoslavia (TPIY) ha condenado a 22 años de cárcel cada uno a Mico Stanisic y Stojan Zupljanin, exjefes policiales serbobosnios, por haber participado en la limpieza étnica de civiles bosnio musulmanes y croatas en 1992. 
Stanisic fue ministro de Interior de la República Srpska (entidad política serbia de Bosnia) durante la guerra de los Balcanes. 
Zupljanin era el jefe de la policía regional de Bania Luka, la capital administrativa. La fiscalía les acusó de haberse “consagrado a la eliminación de las comunidades no serbias de los territorios bosnios llamados a formar la Gran Serbia”.


En su fallo, los jueces han considerado “probados más allá de cualquier duda razonable, los hechos”, resumidos en 10 cargos de crímenes de guerra y contra la humanidad. Zupljanin, que negó con la cabeza ser culpable, se santiguó al escuchar que “no hizo cumplir la ley ni protegió a los civiles, como era su obligación”. Stanisic, exonerado del delito de exterminación, no mostró sus emociones.
Procesados juntos, ambos acusados han defendido su inocencia culpando de los crímenes a “las autoridades locales de las ciudades donde hubo delitos fuera de nuestro control”, en palabras de sus defensores. El detalle de las acusaciones describe persecuciones, asesinato, tortura, violaciones, pillaje y destrucción de pueblos, así como deportación forzosa de civiles no serbios.
Stanisic, en su día uno de los asesores más próximos al exlíder político serbobosnio Radovan Karadzic (juzgado a su vez por genocidio ante el propio TPIY), se entregó en marzo de 2005. En aquel momento, Belgrado quería demostrar que perseguía a todos los fugitivos serbios de la justicia internacional para apoyar su solicitud de acceso a la UE. Actualmente, el exgeneral serbobosnio Ratko Mladic, Karadzic mismo, y el serbocroata Goran Hadzic, están siendo juzgados en La Haya, sede del TPIY. Serbia, por su parte, espera convertirse en socio comunitario hacia 2015.

Zupljanin fue arrestado cerca de la capital serbia en 2008. Llevaba más de una década huyendo de la acusación de haber supervisado las operaciones de los campos de concentración abiertos al oeste de Bosnia. Allí fueron torturados y asesinados cientos de detenidos. Imputado por el TPIY en 2001, desapareció hasta que pudo ser detenido en 2008 cerca de Belgrado. Las sentencias han dado un respiro a la fiscalía del TPIY, que ha visto cómo los jueces de apelación ponían en libertad en los últimos meses a dos de los acusados más señalados: el exgeneral croata Ante Gotovina, y el antiguo guerrillero y político kosovar Hamus Haradinaj.
La Haya acusa al ministro de Defensa de Sudán por los crímenes de Darfur

Unas 300.000 personas murieron víctimas de ataques y enfermedades, según la fiscalía.La fiscalía de la Corte Penal Internacional (CPI) ha pedido a los jueces el arresto de Abdelrahim Mohamed Hussein, ministro de Defensa de Sudán, por crímenes contra la humanidad. El fiscal jefe, Luis Moreno Ocampo, le acusa de las atrocidades cometidas por el Ejército en 2003 en la región de Darfur, al oeste del país. Hussein habría reclutado y financiado a las tropas que atacaron pueblos de forma sistemática. Primero, el lugar era cercado y bombardeado. Luego llegaban a pie las milicias árabes “yanyaweed”. Su labor consistía en asesinar, violar y saquear, según los fiscales de la Corte. Naciones Unidas calcula que unas 300.000 personas perecieron víctimas de ataques y enfermedades. En conjunto, casi tres millones de sudaneses quedaron sin hogar entre 2003 y 2004.
La Haya anula una sentencia contra un general serbio

En 2011, el TPIY condenó a Perisic por crímenes de guerra y contra la humanidad en Bosnia y Croacia.- Nuevo revés para la fiscalía, tras las absoluciones de Gotovina y Haradinaj.La Sala de Apelaciones del Tribunal Penal Internacional para la antigua Yugoslavia (TPIY) ha absuelto este jueves al exgeneral serbio, Momcilo Perisic, de los cargos de crímenes de guerra y contra la humanidad. En 2011, los jueces de primera instancia le condenaron a 27 años de cárcel por asesinatos, persecución y ataques contra civiles perpetrados en Bosnia y Croacia durante la guerra de los Balcanes. La primera sentencia le consideró “responsable de haber proporcionado ayuda financiera y logística a los serbios de Bosnia y Croacia la comisión de los delitos en las ciudades de Srebrenica, Zagreb y Sarajevo”. El nuevo fallo, sin embargo, “no considera probado, más allá de una duda razonable, que Perisic prestara apoyo para que luego se cometieran los crímenes descritos”. En consecuencia, la Sala de Apelaciones ha ordenado su puesta en libertad inmediata.